Quieren revertir el sobrepeso y el sedentarismo en policías provinciales

Son problemas que preocupan. Se busca concientizarlos en la buena alimentación y en la necesidad de practicar ejercicios físicos.
Cuando se termine de procesar el censo policial, el Ministerio de Seguridad provincial tendrá por primera vez una fotografía de los problemas de salud que afectan a los uniformados. 

El diagnóstico servirá para elaborar programas de prevención centrados en dos aspectos que, se presumen, comunes entre los recursos humanos: el sobrepeso y la poca actividad física. "Vamos a trabajar en dos sentidos: una concientización sobre una buena alimentación y en generar espacios en los cuales el personal pueda realizar ejercicios", apuntó la subsecretaría de Formación y Desarrollo Policial, Ana Viglione.

La preocupación por mejorar el estado físico de su agentes, no es exclusiva de la policía santafesina. Largas horas de trabajo, turnos rotativos y altos niveles de estrés conspiran contra la posibilidad de ejercitarse o adoptar una alimentación saludable.

El sobrepeso es una de las variables que forman parte del examen médico al que se someten los aspirantes a ingresar a la carrera de policía. La medida no es caprichosa. "Durante la instrucción un cadete debe realizar una actividad física intensa y regular y el exceso de peso puede resultar riesgoso tanto por los problemas que trae asociados, como complicaciones cardíacas, o por el riesgo de lesiones severas", explicó el director del Instituto de Seguridad Pública, Aniceto Moran.

De acuerdo al reglamento de ingreso, los postulantes deben contar con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 18 y menor de 30. Por fuera de esos parámetros, advirtió Moran, los postulantes no pueden ingresar al instituto.

El IMC se establece dividiendo el peso de una persona por su altura al cuadrado. Se considera que un adulto con un IMC menor a 18 puede presentar signos de desnutrición, por encima de 25 se habla de sobrepeso y a partir de 30, obesidad. Un IMC elevado supone mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes o trastornos del aparato locomotor.

Entre los postulantes para el ingreso a la policía, el sobrepeso no es una condición de rechazo importante. "No se presentan muchas personas con exceso de peso. Los postulantes que llegan al examen medico con obesidad no alcanzan a representar siquiera el 5 por ciento. Los rechazos por este motivo no resultan significativos", sostuvo el director de la escuela donde se forma el personal policial.

El problema aparece más tarde, conforme los uniformados avanzan en la carrera. Actualmente, el personal policial no está obligado a someterse a exámenes médicos o pruebas de aptitud física en forma periódica.

Si bien existe una dirección de Sanidad Policial, la dependencia no tiene entre sus funciones el desarrollo de programas preventivos de salud. Los médicos policiales centran su tarea en la constatación de accidentes en servicio y el control de ausentismo que, advierten los profesionales del área, "es elevado".

Mayor eficacia

Numerosos estudios advierten que una policía en buen estado físico no sólo puede realizar su tarea con mayor eficacia, sino que además trasmite una más confianza y seguridad.

La subsecretaria de Formación y Desarrollo Policial destacó que, con la realización del censo, por primera vez se tendrá información sobre los hábitos relacionados al cuidado de la salud del personal policial. Las encuestas comenzaron a realizarse a fines de marzo pasado y, según precisó Viglione, más de la mitad de los 22.300 efectivos ya fueron entrevistados. En Rosario ya se censó al 90 por ciento de los uniformados.

Entre otras cosas, a los efectivos se les preguntó si padecen enfermedades crónicas, la última vez que concurrieron al médico y si toman medicamentos, fuman o realizan actividad física en forma regular.

Combate

Para Viglione, la encuesta permitirá conocer los problemas de salud más frecuentes entre los uniformados. Y, una vez que se terminen de procesar los datos, trabajar en la promoción de hábitos para combatir el sobrepeso y el sedentarismo.

"Tenemos que trabajar con una tarea de concientización en cuanto a la alimentación, ya que son muchas horas de viaje o muchas horas de calle, conspiran siempre contra una dieta balanceada. Y, por otro lado, se buscará generar espacios en los cuales los agentes puedan realizar actividad física", explicó.

Viglione destacó que, actualmente, los efectivos de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), Infantería y Comando "tienen una clara exigencia física, sin embargo para el resto del personal existe el objetivo de sistematizarla y ofrecer la posibilidad de que los policías accedan a espacios adecuados".

Políticas 

La directora de provincial de Gestión de la Carrera y Bienestar Policial, Virginia Alomar, aclaró que la propuesta forma parte de una serie de acciones relacionadas con un plan de reentrenamiento policial, pero aclaró que "todavía se está en un proceso de construcción de la información que posibilitará después proponer políticas concretas".

El censo comenzó a realizarse a mediados de marzo. Desde el Ministerio de Seguridad provincial, se aseguró que la investigación tiene el objetivo de "generar medidas de bienestar" para que los uniformados puedan "mejorar el desempeño en el día a día".

Fuente: La Capital

Decreto de Ascensos del Personal Policial Concurso 2014


Con la firma del Sr. Gobernador de la Provincia de Santa Fe y los Sres. Ministros de Seguridad y Economía, se dio a conocer el decreto 757/16; con sus respectivos anexos, donde se designa por ascenso al personal que realizo el concurso respectivo al 01/01/2014. 



Para listado completo  INGRESAR AQUÍ

Eligen a Luis Bruschi para conducir la Policía de Santa Fe

El pliego del comisario general, seleccionado para reemplazar a Rafael Grau, pasará por la comisión de Acuerdos de la Legislatura. Amaya, que está propuesto para seguir como subjefe, será jefe interino.


El comisario general Luis Omar Bruschi es el elegido por el gobernador Miguel Lifschitz y el ministro Maximiliano Pullaro para asumir como jefe de la Policía de la Provincia de Santa Fe. Reemplaza a Rafael Grau.

El anuncio se hizo hoy en Santa Fe, en una conferencia de prensa encabezada por Pullaro y el ministro de Gobierno, Pablo Farías. 

La salvedad, es que por primera vez, el pliego con los antecedentes de quien es elegido para asumir la conducción de la fuerza pasará por a Comisión de Acuerdos de la Legislatura santafesina, por lo que deberá tener consenso. Fue uno de los anuncios de campaña de Lifschitz, que firmó un decreto de autolimitación.

Así, la asunción de Bruschi, si es que no tiene contratiempos y se concreta, será en el lapso de unos 10 días.

Bruschi fue hasta hoy el Director General de la Policía de Investigaciones. Anteriormente, estuvo a cargo de la Unidad Regional II (entre 2013 y 2014), previo a un paso por la Unidad Regional XXVII.

Por su parte, José Luis Amaya se mantendrá como subjefe de la fuerza, si es que los legisladores aprueban su pliego, que también será enviado. Tiene un recorrido por el Cuerpo Guardia de Infantería, Asuntos Internos, la jefatura de la Unidad Regional II y fue titular de la Región 4. 

Amaya será el conductor interino de la fuerza, ya que el comisario general Rafael Grau dejó su cargo este jueves, tras una reunión con Maximiliano Pullaro. "Necesitamos y proponemos un cambio por cuestiones naturales", señaló el ministro, en una conferencia de prensa.

Desde su asunción, Lifschitz y Pullaro habían sostenido que iban a designar a su propio jefe de Policía, entre los que no descartaban sostener a Grau. Finalmente, y tras analizar una lista de alrededor de una decena de nombres, se inclinaron por Bruschi para conducir la fuerza.

El cambio fue evaluado en los últimos 15 días. Entre los nombres, analizaron los de quienes tienen la máxima jerarquía, de comisario general, aunque otros también. En ese rango estaban José Luis Amaya, Hernán Brest, Walter Miranda y Luis Rodas, entre otros, como el comisario mayor Daniel Corbellini.

Finalmente, se inclinaron por Bruschi. El cambio llega con el mensaje de tener una mayor cantidad de efectivos en las calles y menos en las comisarías en tareas administrativas.

Fuente: Rosario 3



Presentaron dos proyectos para reformar la ley de personal policial

Los escritos ingresaron a la Cámara de Senadores. Uno es del Poder Ejecutivo provincial con las firmas del Sr. gobernador y el Ministro Pullaro y el otro del bloque Justicialista.



Dos proyectos tendientes a reformar la ley del personal policial ingresaron ayer a la Cámara de Senadores. Uno fue enviado por el Poder Ejecutivo con las firmas del gobernador Miguel Lifschitz y el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, y apunta a cambiar aspectos puntuales de la norma. El otro fue elaborado por el bloque Justicialista y propone una revisión a fondo de la actual ley, vigente desde 2006. Pero su tratamiento deberá esperar hasta las sesiones ordinarias que quedarán inauguradas el 1º de mayo.

La iniciativa del Ejecutivo propone modificar una serie de artículos a fin de “hacer una excepción” al procedimiento administrativo que rige las sanciones disciplinarias y así facultar al ministro de Seguridad a intervenir en casos que se “hayan dilatado por más de un año, o en los hechos que causen una grave conmoción social o dañen el prestigio de la institución policial”.

Según el proyecto, también se incorporarían las “tareas diferentes”, como una situación de revista diferenciada y con un régimen autónomo. Pero no se podrá computar el tiempo pasado en esa situación para los ascensos y se limitará “el haber mensual al sueldo básico más los suplementos generales”. Tanto los ascensos como los suplementos que aparecen como retribución tienen que ver con el cumplimiento de una función, por lo tanto si se está en tareas diferentes no corresponden.

Además, se incorpora a la “revista pasiva” a los procesados por infracción a la ley nacional de estupefacientes y a los acusados de cometer delitos dolosos. También se modifican las escalas salariales en situaciones de “disponibilidad” y “pasiva” para respetar el trabajo de los agentes que cumplen sus funciones. En el caso de estar en situación pasiva, el agente cobraría solo el 30 % de su sueldo básico.

Por último se prorroga hasta 2019 el plazo para incorporar el título universitario para concursos como director general de policía.

Seis ejes. Por su parte, la iniciativa del Justicialismo fue presentada en el recinto por el senador Armando Traferri (PJ-San Lorenzo), quien aclaró que el proyecto “demandó más de dos años de trabajo de campo y de diálogo con los agentes de la fuerza de todas las categorías”.

El esquema se basa en seis ejes: jerarquización de la carrera, capacitación, control del personal, disciplina, licencias médicas y reconocimiento de la labor.

En el primer ítem, el legislador señaló que “es complejo” reemplazar recursos humanos porque lleva mucho tiempo la selección y su instrucción. Pero también porque “es muy oneroso, ya que deben ser incentivados con una asignación para suplir las necesidades básicas durante la enseñanza”.

Además, aseguró que “la nueva norma debe poner énfasis que si bien los policías son jurídica y administrativamente agentes públicos, son servidores públicos”, mientras que en la actualidad son tomados como empleados públicos.

Más operativa. Asimismo planteó que la ley vigente priorizó “escalafones y subescalafones dando preponderancia a los profesionales y técnicos”, y que así se relegó al de seguridad “cuando ellos son quienes movilizan a la institución ante la sociedad”. En ese sentido, dijo que en una nueva ley se debe dar más puntaje para los ascensos a quienes están cumpliendo tareas operativas y volver a tener dos cuadros: uno de personal superior u oficiales y otro de personal subalterno, suboficiales y tropa.  

En cuanto a la capacitación, el proyecto del PJ pide cursos de dos años para los cuadros superiores y de seis meses para el personal subalterno. Sobre las cuestiones disciplinarias se fundamenta que “actualmente el 10 % del personal está en disponibilidad imputado de faltas administrativas, lo que produce una sangría en los recursos humanos”

Por otra parte, propone diferenciar las enfermedades profesionales y los accidentes de trabajo de las enfermedades y accidentes inculpables, que muchas veces no están debidamente comprobados. El último punto tiene que ver con la implementación de un régimen de premios y castigos.

Ahora empieza el tiempo de la negociación entre el oficialismo y la oposición para ver cuáles son los aportes que se harán a la fuerza de seguridad de la provincia.

Fuente: La Capital

 


El gobierno provincial estableció el aumento salarial para la Policía de Santa Fe


Este miércoles al mediodía se realizó la tercera reunión de la Comisión de Salud y Seguridad en la que autoridades del Gobierno de Santa Fe y Ministerio de Seguridad dieron a conocer el aumento salarial para el personal que integra la Policía de Santa Fe.


A título ilustrativo un agente con el menor rango y 10 años de antigüedad percibirá $13.500 en marzo y $15.100 en julio. Los sueldos se incrementan con el rango hasta llegar a la máxima jerarquía con sueldos de bolsillo de $39.000 y $42.000 para marzo y julio respectivamente. Asimismo, el promedio salarial de los agentes de seguridad rondará un promedio de entre $18.000 y $20.000.
La política salarial de este año se caracteriza por un aumento que se concentrará predominantemente en el sueldo básico y los adicionales vinculados al mismo como antigüedad, título, dedicación, riesgo, entre otros. Como resultado, la antigüedad en el servicio se verá reconocida mucho más en lo salarial. Además, se continuará pasando al sueldo básico otra parte adicional de la suma remunerativa que no es bonificable y se incrementará el porcentaje del suplemento “Dedicación”, pasando del 20% al 25% en marzo, y del 25% al 35% en el mes de julio.
Cabe destacar que se mejorarán significativamente los sueldos básicos del rango Subinspector de modo tal que corrige la escala salarial permitiendo tener un correlato entre remuneraciones y jerarquías más acorde a lo que demanda una auténtica cadena de mandos. También se otorgará un monto anual de $4600 que facilitará al agente realizar actividades de formación y capacitación que realizará el ministerio en forma gratuita. 
Y finalmente, se reconoce la situación de aquellos agentes que lograron ascensos a rango de Subinspector y que sus años de antigüedad próximos a la jubilación no le permitirán concursar por un nuevo ascenso, a quienes se le continuará abonando el complemento básico que percibía antes del ascenso.
Fuente: Diario UNO